Toda conducta es susceptible de ser modificada. Del mismo modo en que hemos aprendido a ser de una determinada manera, podemos "desaprenderlo" y cambiar.

 

Para que esto sea posible, la persona que acude a terapia debe participar de un modo completamente activo.